Blogia
weblog de Iwi

Dentro

Paseo de los Tristes, uno de mis rincones favoritos de Granada

 

Cuando llegué a Granada me pareció gris, tengo que confesar. Las calles estrechas y la piedra oscura. El frío seco y el olor a rancio. Venía de Londres, que me había deslumbrado con sus bares, sus mercadillos y un cosmopolitismo que por aquel entonces todavía no había llegado a España.
Granada me costó, pero poco a poco fui encontrando aquello de lo que hablaban y hasta comprendiendo a los poetas.
Los primeros años, los bares de Pedro Antonio, las fiestas, las escapadas de la facultad. Le siguieron las acampadas, la biblioteca nocturna, la vida cultural. En la última época, la calle Elvira, las sesiones golfas y los bares de ambiente.
Cuando me fui de Granada, me pareció hermosa, y supe que echaría de menos el rumor del Darro y el abrazo de la sierra, que dejaba mi casa de la peor manera, jurando no volver.
Por amor me fui y por amor volví, tres años después.
Un año más tarde la dejé de nuevo, hechas las paces, reconciliada con el pasado.
En Granada viví ocho años, en ella disfruté con amigos y amantes, y lo único que me duele es que no tengo a nadie a quien llamar si voy allí. Cosas de la vida.

De Granada siempre llevo conmigo un leve acento, que no es poco, y ojalá nunca lo pierda.
La inmortalidad – Luis García Montero
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Parce -

Pues sí, Iwi, por amor hacemos tantas cosas... y de Granada, el paseo de los tristes es irónicamente uno de los lugares más bonitos y alegres... por no hablar de tantísimos otros sitios, como teterías, bares, plazas, gente...

Danielo -

Ehhhhh!!!!!! que yo soy de Graná!!!!!! y os invito a tod@s a venir a mi casa...... cuando querais. Solo una condición: pasarlo bien.

Iwi -

Lo mismo te digo, Curro, yo siempre estoy dispuesta a ir a Granada.

Iwi -

Sí, Granada es maravillosa. La gente está siempre en la calle, haga frío o calor. Hay mucha gente joven y entusiasta. Se puede llegar andando a cualquier parte y todos los días hay alguna actividad diferente que hacer. Conserva ese factor de humanidad que se ha perdido en tantos otros lugares.
Mala, cuando quieras vamos.

Curro -

qué nostalgia madre mía! granada es una ciudad maravillosa, ya lo creo. yo no la cambio por madrid, pero reconozco que es de las ciudades más bonitas de españa. me da pena que no tengas a quien llamar cuando allí vas. a ver si organizamos allí un viajecillo en el próximo otoño... y sí! es graciosísimo! algo de acento tienes! luego te respondo lo de vaquerizo en mi blog jejeje ahroa tengo que ir a buscar libras! desesperado_C.

malayerba -

No lo pierdas, Iwi, que es una seña tuya.
Yo quiero ir a Granada, buaaaaaaaa!!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres