Blogia
weblog de Iwi
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Amigos adictos

Es largo, aviso.

¿Os acordáis de Marta? La de la historia del mafioso… ésa. Que no se llama Marta ni nada, pero bueno. Pues está fatal. Con el mafioso prácticamente ha roto relaciones. El novio, Dani (que tampoco se llama Dani) no aguanta más en el trabajo, dice que es un descontrol de gente y que lo deja en diciembre. El viaje, por lo tanto está suspendido por ahora.

Lo que ha pasado es que la gallega, que se quedó embarazada de Albert, ha estado reclamando su terreno, y me parece bien.

A ver si se quitan a ese tío de encima ya, que no lo puedo ni ver.

Marta, nicho de inseguridades (operada de las tetas y de la nariz hace poco), para aliviar el problema se gastó todo su dinero en comprarse un Porche y redecorar la planta de arriba. El alivio le ha durado un mes y medio aproximadamente.

Parte dos del problema: al final soy yo la hija de puta.

Estoy que oscilo entre extremos de enfado y frialdad.

Me ha llamado S., con la excusa de darme su nuevo número de teléfono. S. es una buenísima persona, muy intuitiva y tiene mucha psicología, por algo ha sido puta, que eso da mucho mundo. Me cuenta que está quemada con Marta, que ha intentado ayudarla pero que no se deja, y que ya pasa, que se retira, que está harta de que la traten mal, que ella también tiene una autoestima que cuidar.

Resulta que el otro día me llamó Marta, era tarde noche y estaba con S. en un bar, borrachas supongo. Empezó a decirme que estaba muy mal, que no tenía a nadie y empezó a llorar. Me preguntó que cuándo iba a verla (vive a unos cien kilómetros), yo le respondí (más o menos, estoy resumiendo todo) que por ahora no tenía pensado ir por esa zona (mi madre vive cerca, voy cada tres semanas o así), pero que cuando lo hiciera la avisaría, que siempre la aviso y quedamos (y es verdad en un noventa por ciento de las veces), que ella sabía que podía contar conmigo y que si era algo grave iría.

Yo tenía en cuenta los factores: a) estaba borracha b) no estaba sola, estaba con S., en quien se puede confiar.

Marta quería que le dijese una fecha en concreto y a mí me pilló que no lo tenía planeado y no me apetecía en absoluto, así que antes que mentirle le dije, muy suavemente, que no lo sabía y que ella no podía esperar que yo estuviese yendo allí cada dos por tres, porque yo tenía mi vida en Málaga. (Vale, quizá no fue el mejor momento para esas aclaraciones, pero odio que me exijan y me obliguen a cosas).

Entonces me dijo la frase: “ES QUE TÚ NO ESTÁS HACIENDO NADA”.

Lo de que yo no estoy haciendo nada es muy relativo (pero mucho mucho) y ella, no es por nada, trabaja por las mañanas tres o cuatro horas nada más y luego se va a su casa a ponerse hasta el culo de pastillas o alcohol, y así todos los días.

Factor a tener en cuenta: en los diez meses que llevo viviendo a aquí ella ha estado en mi casa UNA vez, y fue para recoger el perro que me había dejado cuando se fue de vacaciones. Yo he estado donde ella vive unas diez veces o más. Que no me importa, que no se lo he echado en cara, pero digo yo que si tanto me necesita el mismo camino hay de mi casa a la suya que al contrario.

Le pregunté que si el problema era con Dani, que lo podíamos hablar perfectamente por teléfono. Me dijo que con Dani no era (que yo creo que un poco sí), yo le insistí que por qué era y me dijo que sólo si iba en persona me lo contaría.Yo le respondí que ya vería cuándo podía ir.

Y entonces, con un tono que muy pocas veces se lo había oído (somos amigas desde los ocho años y en todo este tiempo yo he estado mosqueada con ella alguna vez que no le he dicho, pero ella conmigo nunca, según confesión propia y cosa de la que siempre alardea y está muy orgullosa), pues me dijo: “Perdona que te haya molestado”, con retintín. Yo le respondí que como me colgara me iba a enfadar, intenté suavizar la conversación pero ya poco pude hacer y quedamos de manera vaga en hablar otro día.

S. me ha contado que cuando colgó se puso a llorar y montó un espectáculo en el bar de tapas, diciéndole a gente desconocida que estaba desesperada. S. estaba muy ofendida porque dice que si son amigas por qué no habla de los problemas con ella (¿Porque S. le dice las verdades?), y que se ofreció a quedarse en su casa y que Marta le dijo que no.

Dani está fuera, con el yate, y sólo viene los fines de semana. Creo que en la relación entre Marta y S. también influye que Dani no soporta a S. porque piensa que es una mala influencia para Marta, cuando no es en absoluto cierto. Dani sabe que Marta le fue infiel un día, y piensa que fue S. la que estaba con Marta ese día y la influyó mal, pero lo que no sabe Dani es que quien estaba con Marta ese día era yo, pero como no puedo hablar de eso porque es tabú… S. percibe esas malas vibraciones y se siente mal.

Marta a veces trata a S. como inferior porque no es universitaria y ha sido puta, pero está muy equivocada, S., y en este momento más que nunca, controla mucho más que ella. Y si S. tiene poca conversación (que no es cierto), ¡anda que ella! Que no es por nada, le guardo la fidelidad de los muchos años de amistad, pero a Marta no le gusta leer, ni el cine, ni la música, y mí las compras me aburren. De hecho, siempre que voy a verla lo que hacemos es ir a comer a sitios buenos y ponernos hasta arriba de gintonics, y jiji jaja. Y eso una vez pasa, y dos y tres, pero llega el día en que no me apetece beber, o no me apetece quedarme en su casa ni estar al día siguiente echa polvo o tengo que conducir después. Estar con ella más de dos horas seguidas sin beber es un aburrimiento. A mí me gusta beber, pero NO soy alcohólica, y me puedo tirar perfectamente dos semanas sin una cerveza. Hasta Abejita se ha dado cuenta de que no es normal, y ya cuando vamos a verla juntas hacemos el cálculo del tiempo perdido en la borrachera y la resaca. Además es que Marta es muy persuasiva… y me conoce… muy bien además, y yo como soy de voluntad débil siempre me acaba enganchando.

S. me ha contado con detalle lo que yo ya sabía, que tanto ella como el novio están fatal con la bebida, y Marta además con las pastillas. Como Marta es médico tiene acceso directo a todo tipo de pastillas (ése va a ser un gran problema cuando intente desengancharse). Yo la he visto meterse los lexatines a pares pero sólo ella sabe lo que se toma de verdad.

S. dice que no hay manera de convencerla de que vaya a un psicólogo, o a un psiquiatra si a ella le gusta más. Marta en realidad lleva años mal, y hace unos cuatro años un psiquiatra amigo suyo la ayudó mucho, pero según S. ahora no quiere ni oír hablar del tema y dice que no valen para nada. Yo creo que en realidad no va a ver a un psicólogo porque le va a decir que no pruebe alcohol ni las pastillas y eso es lo que ella no quiere.

Hoy la he llamado para ver cómo estaba y no me ha cogido el teléfono. Le he mandado un mensaje diciéndole que cuando tuviera tiempo me llamara para hablar, y nada.

A todo esto yo tengo mis propios problemas (que no cuento aquí, y a casi nadie, pero que llevan dos meses en un punto álgido y no sólo no se suavizan sino que van a peor) y ni putas ganas de ir a verla, ni siquiera de hablar con ella, sobre todo en este momento, que ando enfadada, aunque entiendo que si me necesita haría el esfuerzo. El problema es yo sé que con el problema que tiene, al nivel que está, yo no la puedo ayudar. Ni quiero ni puedo involucrarme de esa manera, (si yo estoy fatal también…, como para ayudar a nadie). Y no me digáis que hable con ella (algo tendré que hablar, pero todo no porque hay cosas que ella no entiende, la conozco mucho, y para qué) porque con ella no se puede, es básica y cabezona como ella sola. Lo único que puedo hacer, si me vuelve a hablar, claro, es intentar convencerla de alguna manera, buscar algún resorte que no se haya utilizado todavía, para que haga terapia.

Yo entiendo que está tan mal que a ese nivel desvarías, pero es que odio que me hagan chantaje emocional, lo odio. No lo soporto. Y menos en ese tono infantil exigente. Yo puedo ser muy generosa, pero no me obligues. Mira ahora hace mucho que no veo a mi otro amigo de la infancia (por cierto, se odian entre ellos desde siempre), que vive en Madrid, y pienso ir a verlo por gusto, como hago de tarde en tarde y él también, porque me apetece y lo echo de menos, y es mucho más lejos, pero mi amigo ni me monta números ni me exige nada y cuando hace falta hablamos por teléfono y ya está, y si nos tiramos un par de meses sin hablar no pasa nada. Y antes era así con Marta también y no entiendo lo que ha pasado ahora, si la he malacostumbrado en los últimos meses o que ella ahora que vivo más cerca que nunca lo ve como una obligación mía o qué. O que está fatal con sus adicciones y no es capaz de discernir lo que constituye una relación sana y lo que no.

Joder, es que lo que ella quiere es que yo esté ahí con mucha más frecuencia, y yo no puedo, ni quiero. ¿Hasta cuándo? ¿Hasta que cogiera dependencia de mí? ¿Hasta que yo le solucionase los problemas?

¿Qué sólo se siente sola y es normal? No lo sé. Pero es que lo que ella necesita es primero ayuda profesional y segundo una ayuda de la que le das a una pareja, o a un amigo pero si por las circunstancias vive al lado (y casi tampoco), porque esto no es una cosa de un día.

¿Y yo qué? Ella no se da cuenta de que me ha quitado el sueño, que a mí esto me afecta y que no puedo ni con mi vida para tener encima que solucionarle la suya?

Abejita lo dice, que la gente que está enganchada suele ser porque es autodestructiva, pero que Marta no sólo es destructiva con ella misma, sino con todo lo que pilla a su paso, y eso es una verdad como un templo. Y desde luego lo que no puedo permitir es que me arrastre a mí también. Mira como S. se ha retirado y conoce la película mejor que yo…

Joder, qué mierda, últimamente me meto en cada embolado sin comerlo ni beberlo…

Si no me llama en los próximos dos días (no sé si quiero, de verdad, porque como me llame igual voy a tener que ir, o al menos poner una fecha y no me apetece nada, pero nada nada), la llamaré yo, que igual no me coge el teléfono otra vez, y si no me lo coge la volveré a llamar en cuatro o cinco días, y si entonces tampoco que le den por culo.

Ya digo, toda la noche en vela por la mierda esta.

Si has llegado hasta el final, felicidades, acabo de darle al blog todo el uso terapéutico del que creo es capaz y lo has presenciado.

Hala, una bonita canción, te la mereces:

David Bowie & Queen - Under Pressure

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

12 comentarios

iwi -

Brixta, pero movidón, pues sí. Me ha gustado lo que has escrito, gracias.
Creo que cuando vaya a hablar con ella me voy a repasar los comments a este post, que doce ojos ven más que dos.
Espero no llamarlos cuando los vea Marta y Dani, que después de esto me he acostumbrado…

Iwi -

Macorina, no pinta muy bien lo tuyo, no es por fastidiar. Yo he conocido a un chico que mentía mucho y al final era que había tenido una infancia muy traúmatica, lo discriminaban mucho sus compañeros por una incapacidad física que tenía, y mentía para impresionar (a él le parecía que lo hacía) y para ver la reacción de la gente, y también se apropiaba de historias que no eran suyas.
El problema con este tipo de personas es que no sabes cuándo te afectar a ti, ni de qué manera, ni si te va a meter en un embolado. Yo que tú tenía cuidado y no me implicaba emocionalmente demasiado con él.

Brixta -

Vaya movidon! Iwi no dejes que estas cosas te afecten. Tu amiga lo que necesita es ayudarse a si misma. Si ella no quiere, que es lo que he deducido de tu post, los demas poco podeis hacer como habeis podido comprobar.

A veces funciona, y lo se por experiencia, una charla un tanto ruda y decirle a la cara en lo que se ha convertido. Hacerle ver que ella no es asi, y sobre todo, que la ayuda debe empezar por si misma. Que una vez que acceda a autoayudarse los amigos estais para todo lo que haga falta, pero debe empezar por ella, y que regodearse en la autocompasion no la va llevar a nada.

No se, no conozco a tu amiga de nada, pero yo es lo que haria. Aunque no se me conoce por mi diplomacia, pero si sois tan amigas, lo agradecera, aunque no sea en el momento. Yo lo haria, pero soy un poco bruta. Simplemente abrirle un poco los ojos. Eso creo yo..., pero no soy nadie para juzgar nada.

macorina -

Hola Iwi, yo también lo leí hasta el final.
Me alegro que estés más animadilla y por otro lado entiendo que te afecte el tema de tu amiga... aunque por lo que cuentas de tu relación ella no parece tan amiga. Bueno, a veces la gente te busca para que le digas lo que quiere oir... y así no se puede ayudar a nadie. Quien sabe... a lo mejor tiene que caer para volver a subir. Sea como sea es complicado.
Yo ahora ando bastante preocupada con un amigo que tiene (creo) un problema mental serio. En realidad no nos conocemos tanto... y si los lazos se han estrechado es porque estamos los dos aquí en un ambiente, digamos, hostil. Pues eso... creo que miente patológicamente... antes me parecía inofensivo, raro, pero infensivo, pero ahora veo que puede hacer mucho daño. La verdad no se que hacer porque primero no estoy 100% segura de que mienta... sólo lo estoy en un 99%... y además ahora justo ahora está echo polvo con unos temas que no vienen al caso y creo que de verdad necesita a alguien. Así que decidí estar con él hasta que se levante y después ver como hago para separarme (no es mi pareja ni nada, conste)... pero es dificil.

Joer... empecé a ecribir y se me fue el baifo... usar un blog ajeno como terapia esá un poco feo... Sorry :-(

iwi -

jejejejeje
besos, gurb
al final estoy más animadilla, creo que ha sido el momento

gurb -

leído hasta el final (comentarios incluidos), palabra.

omerta! (http://en.wikipedia.org/wiki/Omerta)

iwi -

uy, sonia, que nos hemos solapado.
creo que has dado con una de las claves, que tiene miedo al cambio (¿quizá a dejar a su novio? no sé)
besitos a ti también, guapa
gracias

iwi -

Minayita, tú no te preocupes en caso de emergencia al que voy a recurrir es a ti, así que no tengas prisa… :-)
¿Cómo va a tener blog, si ella internet no…? Lo de que no lee incluye internet. (creo que sigo cabreada).
Gracias por estar ahí y darme la razón.

Anita, la verdad es que consigue que me siente MUY culpable. Gracias por tus palabras y tu apoyo. En este caso me temo que no se le pasará tan fácilmente, la conozco, es capaz de guardarme rencor para los restos, pero bueno.

sonia -

Se me había olvidado un pequeño detalle. Más besitos.

sonia -

Los amigos comparten los momentos buenos y malos, pero no se exigen.
Tu amiga no creo que necesite un terapeuta, lo que necesita es un cambio de vida, que me da que no quiere, yo creo que por miedo al cambio.
Tú aunque lejos, estas a su lado, si ella no lo ve, es su problema y una cosa esta clara, cada uno tenemos nuestra vida con nuestros problemas y tan amiga eres tu de ella, como ella de ti.
Y si te apetece hablar ya sabes donde estoy. Espero que el mal momento pase pronto y siempre que tenas que hacer terapia, para eso es tu blog.
He llegado al final, asi que gracias por la cancion, me encanta, sobre todo Queen. Besitos y un abrazo fuerte lleno de cariño para que te sientas mejor.

minaya -

Demasiado haces con tener intención de volver a llamarla hasta ¡tres veces! sin que te coja el teléfono ni responda; lo que me inquieta es que tú estés también en un mal momento...
Tendrías que darme el blog de tu amiga a ver si ella, aunque te cambie el nombre, cuenta lo que te pasa. Si algo puedo hacer sabes que estoy cerquita. Un beso.

anita -

anda,esto me suena...yo tengo una amiga, prima hermana de la tuya, Rebeca, amigas desde los 12 años, su mayor entretenimiento es irse de compras y a mi tanta tienda me aburreee...nuestra amistad se basa en los momentos nocturnos de alcohol. Nunca está pendiente de nadie, ni esperes que esté ahí en esos momentos en que miras más qué gente tienes al lado...eso sí, en cuanto le pasa algo que excepcionalmente(porque ya es raro)toque su burbuja qué-fabulosa-soy-y-todos-lo-saben(como por ejemplo que su ex-novio se atreviese finalmente a dejarla, a ella!)no duda en atacarte con reproches infantiles y llamadas de atención...pretende que el mundo se pare y todos estemos detrás de ella.
Y lo peor es que consigue que me sienta mal por no estar ahí para pasar la mala racha...que yo soy la primera que si le hace falta me presento en madrid a ver qué hacemos,pero hay personas que no.. estar detrás de ellas, a parte que no es compatible con llevar una vida propia, no les ayuda en nada, no es sano ni para ella ni para ti.
No te dejes arrastrar, se le pasará, cuando salga un poco de esa espiral emocional verá las cosas de otra forma...que su enfado es un arrebato infantil.

Sácale todo el rendimiento terapéutico a tu blog que quieras... nosotr@s encantad@s.
Lo de guardarse los problemas dentro.. no es nada bueno :)

ánimo, nena.
besitoos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres